9 nov. 2015

El secreto de Wizland: Lección I

Lee el prólogo aquí.
Lee el capítulo uno aquí.

Cuando regresé a casa aquella mañana no le dije nada de lo que había descubierto a mis padres. Cada vez que intentaba sacar el tema de mi tía o de la magia, que normalmente solían ir de la mano, desviaban el rumbo de la conversación o ni si quiera me contestaban. Con esto no quiero dar la impresión de que mis padres no eran buenos padres, pero tampoco eran perfectos. Así que me limité a saludar y sentarme a comer como lo hacía siempre. Pero casi cuando estaba acabando de comerme una manzana sonó en mi móvil una llamada entrante. Miré la pantalla para ver quién era y, para mi sorpresa, ¡era Edmund! Lo cogí rápido y me dispuse a ir a mi habitación para hablar:

-¡Hola, Lizzy! -oigo al otro lado del aparato.
-Hola, ¿cómo has conseguido mi número?
-Estás en el grupo de WhatsApp de clase. Solo quería disculparme si esta mañana he sido un poco brusco contigo.
-No, tranquilo, no pasa nada... Soy yo que estos temas me sacan un poco de mis casillas, pero todo está bien, gracias.
-Me alegro porque se me había ocurrido una cosa que quizá te pueda interesar.
-¿Qué cosa?
-¿A ti te gustaría ir a Wizland y aprender a usar correctamente la magia?
-Nada me gustaría más que poder controlar mis poderes y relacionarme con gente que no me mirase como si yo fuera un bicho raro.
-Genial, en ese caso, yo me ofrezco a enseñarte todo lo necesario este invierno y primavera para que en verano puedas acceder a Wizland y no ir con los críos de 12 años, sino entrar directamente en algún curso más avanzado.
-¿Cómo?
-Si tú quieres, claro.
-Eh... ¡claro que quiero! Pero, no sé, me lo has dicho así tan de repente que estoy un pelín abrumada por todo lo que pueda venir.
-No te preocupes, yo ya estoy en último curso de magisterio mágico, así que creo que no me será difícil enseñarte. Aunque, claro, todo depende del grado de implicación y motivación que tengas, aunque un poco de talento auténtico nos sería de gran ayuda.
-¿Y cómo sabré si lo tengo?
-Ven a comer a mi casa mañana y por la tarde nos dedicamos a comprobarlo. Probaremos unos hechizos muy sencillos y después otros un poco más avanzados y, según se te den, comprobaremos cómo se te da la magia.
-Está bien, por probar... aunque no creo que a mis padres les guste esa idea.
-Pero tú tienes 19 años, ya eres mayor de edad y lo suficientemente madura para tomar tus propias decisiones. Está claro que si vives bajo su techo tienes que respetar sus normas, pero, fuera de él, ¿quién te impide hacer lo que quieras?
-¿Sabes? Puede que tengas razón. ¡Mañana comprobaremos cómo se me da la magia!
-¡Estupendo! Te espero en la salida de la facultad a la una en punto.
-¡Allí nos vemos! Ciao y gracias, de verdad.
-No hay de qué. ¡Hasta mañana!

[...]

-¡Hola! Perdón por la tardanza, es que el profesor de Ecología se emociona en seguida y exprime su clase hasta el último minuto -dije llegando al punto de encuentro con Edmund.
-No te preocupes. Vamos, mi piso está a cinco minutos de la universidad. Espero que te gusten los macarrones.
-¡Mucho! Por cierto, ¿estás seguro de que si me instruyes de aquí a verano me dejarán entrar en la escuela saltándome algún curso?
-Le he mandado un correo al director Lowes y le parece bien que yo te enseñe todo lo que pueda hasta que de comienzo el verano. Entonces él y algunos profesores más te harán un par de pruebas y decidirán en qué curso entrarás.
-¿Le has mandado una lechuza como en Harry Potter?
-¿Pero qué dices? ¿Te crees que esto es un cuento? Anda, vamos un poco más rápido. Lo mejor será que empecemos cuanto antes, la vida real es más dura que la de los mundos fantásticos y te aseguro que el director Lowes es mil veces más exigente que Dumbledore. Si no quieres ir a clase en verano con unos críos de trece años tendremos que trabajar mucho.
-¿Hasta dónde crees que puedo llegar?
-Bueno, eso depende del empeño que le pongas y en gran parte también depende de tu talento. En breves descubriremos si has heredado la habilidad de tu tía o si por el contrario te pareces más a tu madre, que veía la magia como un lastre para ella.
-¿Por qué sabes tanto de mi familia?
-Ya te lo dije, los anuarios. En ellos hay información sobre todos los estudiantes que han pasado por Wizland: sus gustos, sus puntos fuertes, los débiles, hobbies...
-¿Sabes qué le gustaba hacer a mi tía en su tiempo libre?
-Tu tía no tenía tiempo libre. Siempre estaba demasiado ocupada en encontrar ingredientes para sus pociones y en descubrir nuevas recetas.
-¿Eso también lo pone en los anuarios?
-No, me lo dijo mi tío una Noche Buena en que se puso como una cuba. Se acercó a mí en plan maníaco-depresivo y me contó todas sus penas. A la mañana siguiente me hizo jurar que no se lo diría a nadie.
-Pues ya veo que tu palabra no vale mucho...
-Eh, contigo he hecho una excepción. Creo que tienes derecho a saber la verdad sobre tu familia.
-Gracias.
-Vamos, ya casi hemos llegado.

Leuven, Belgium:
Imagen sacada de Pinterest
Edd vivía en un edificio que por fuera se antojaba un poco antiguo, pero por dentro tenía pinta de haber sido reformado hace poco. Él vivía con otros dos chicos en la tercera planta. Nada más entrar por la puerta sus dos compañeros, Alberto y Adrián, me saludaron. Por suerte al convivir con Edmund desde hacía ya un mes se habían acostumbrado a la magia y me trataron con total normalidad.

Comimos los cuatro en la mesa del comedor y en cuanto terminamos Alberto y Adrián se marcharon a la universidad ya que tenían clase por la tarde. En ese momento Edmund recogió la mesa y puso en ella algunos objetos como probetas, frascos que no conseguía reconocer lo que contenían, un palo y un lápiz que partió en dos.

-Bien. Estos son los instrumentos con los que trabajaremos hoy. Con ellos nos haremos una idea de tu nivel mágico. Comencemos por algo sencillo. Ya que se te dan bien las ciencias, las medidas matemáticas y eso, lo primero que harás será crear un perfume.
-¿Con la probeta y esos líquidos?
-Exacto. Es muy sencillo. Verás, este frasco de aquí -dijo señalando uno que contenía un líquido transparente- solo contiene agua normal y corriente. Pero, este de aquí -continuó señalando al de la derecha- contiene odormix que, como su nombre indica, es un preparado que puede adoptar el olor que tú quieras al mezclarlo con agua. Lo único que tienes que hacer es verter 10 mililitros de odormix en el agua pensando o bien en un perfume que te guste o bien en como te gustaría que oliera un perfume. Si lo haces correctamente proyectando tus pensamientos al verter la mezcla, obtendrás una bonita fragancia, si no... bueno, con decirte que cuando estaba en primero en alguna clase tuvimos que usar máscaras anti-gas te lo digo todo.
-Eso no me tranquiliza mucho...
-No te preocupes, si te concentras bien y hechas la medida adecuada y luego lo remueves con este palo, no hay razón por la que tenga que salir mal.
-De acuerdo, allá voy...

Cogí el frasco del tal odormix y con mano un poco temblorosa y la atenta mirada de Edmund puesta en mí y cada uno de mis movimientos, calculé con las indicaciones numéricas de la probeta y vertí los 10 mililitros en el recipiente con agua intentando visualizar en mi mente una fragancia dulce pero intensa, una mezcla entre colonia de bebé y Chanel Nº5. Después lo removí con el palo que había a mi derecha y en un primer momento con comprobar que el palo no se derretía ni deshacía al estar en contacto con la mezcla yo ya me daba por satisfecha. Me alegraba ver que no había creado ácido ni nada radiactivo.

-Muy bien, así creo que es suficiente -me interrumpió Edmund cogiendo el recipiente con la mezcla-. Ahora comprobaremos si huele a rosas o a mierda.

Metió una especie de tira de cartulina dentro, la sacó y sacudió un poco para que se secase y acto seguido la olió. Pero de repente hizo una mueca con su cara que no reflejaba una fragancia dulce e intensa, sino repugnante y vomitiva. Yo me asusté y pegué un blinco:

-¿Tan horrible es?

Entonces Edmund estalló a carcajadas y me dio la tirita para que la oliera yo... ¡¡Olía genial!! Uno de los olores más agradables que había olido en toda mi vida. ¡¡Y lo había creado yo!!

-Si lo patentas podrías sacar mucha pasta -contestó Edd al ver que estaba satisfecha con el resultado.

-¡Pues no es mala idea! No lo descarto en un futuro... ¡¡Pero ahora quiero saber más!! ¿Cuál es la siguiente lección?

[To be continued...]


¡Hola, mis Utópicos! ¿Qué os ha parecido esta continuación de la historia creada a partir de las dos últimas entradas? Si os parece interesante la historia igual la publico poco a poco en Wattpad :) ¡Contadme!
Y, sobre todo, ¡que tengáis un feliz comienzo de semana!
¡Besos!


15 comentarios:

  1. En definitiva va por muy buen camino y me ha gustado la satira a harry potter. Me encantaria la publicaras en wattpad. Un abrazo enorme utopía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Me alegra que te esté gustando tanto!! Igual cuando tenga la historia un pelín más desarrollada lo publico en Wattpad :) Y entre otras cosas los guiños a Harry Potter son para que se note que lo que está pasando supuestamente es real, que podría pasar en tu ciudad o en la mía, es decir, que no es un cuento de hadas. Aunque, evidentemente, la historia es totalmente ficticia jajaja pero para los personajes no ;)
      ¡Un abrazo! :3

      Eliminar
  2. me parece genial.
    Pregunta: el libro es digital o esta impreso en papel?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, artista :)

      Y si te refieres a "Utopía" se puede descargar gratuitamente desde internet y si te refieres a esta nueva historia todavía la acabo de empezar, por lo tanto aún no está ni en digital ni en papel jaja

      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Las historias de magia siempre son bienvenidas ya que en la vida es necesario que exista un poco de ella.
    bien va la historia a ver que nos depara el próximo capítulo.
    Cuidate mucho querida.
    Besotesssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado y que quieras saber cómo continúa :) Y sí, la magia debería estar más presente en nuestro día a día ^^
      ¡Besos! :3

      Eliminar
  4. ¡Hola!

    Pues me ha gustado mucho. Me encantan los de fantasía aunque no al estilo Harry Potter jajaja Aún así, me ha gustado.

    Yo no tengo Wattpad pero mucha suerte si te decides a subirlo ^^

    Saludos ❤️‍❤️‍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, guapa! Ya os iré informando sobre cómo voy a ir publicando esta nueva historia :)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. que es eso d wattpad?? seguro que te promocionará no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como una web social literaria donde puedes publicar obras por capítulos y darte difusión, la verdad es que está bastante bien :)

      Eliminar
  6. Que bueno que te hayas decidido en continuarla y realmente tienes muy buena pinta, de seguro que nos sorprenderás, animo y espero pronto leer un nuevo cap
    Saludo y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Me alegra que te guste la continuación!! A ver qué sale de aquí ;)
      Un abrazo :3

      Eliminar

¡¡AVISO IMPORTANTE!!
Me encanta conocer siempre vuestras opiniones y nutrirnos entre todos con ellas, pero he de advertir que está activada la moderación de comentarios con el fin de que no se me escape ningún comentario que me dejéis y, sobre todo, asegurarme de que en ninguna de vuestras aportaciones se incluyan faltas de respeto hacia ninguna persona, ya sea compañer@ blogger, autor/a, administradora del blog, etc., pues ese comentario directamente no será publicado, que alguno he tenido que borrar ya por este hecho. Así que si no os gusta algo y queréis defender/argumentar vuestra opinión, ¡adelante!, pero buscad siempre una manera educada, respetuosa y tolerante de decirlo, que las formas importan. Dicho esto, ¡¡MIL GRACIAS POR COMENTAR Y AYUDAR A ESTE PEQUEÑO TROCITO DEL CIBERESPACIO A CRECER!!