Translate

18 mar. 2016

Mini-relato: Las teclas adecuadas

Su mundo era la música
Violín, guitarra y, sobre todo, piano.
Por eso no pudo contener su emoción cuando entró con sus amigos a un bar y en medio del local encontró un hermoso piano de cola que, al parecer, había pertenecido al primer dueño del pub allá en los años setenta y ahora cualquiera que lo deseara podía acariciar sus hermosas teclas y hacerlas sonar.
-¿Cuál queréis que toque? -les preguntó a sus amigos, pues tal era su maestría con dicho instrumento que ni la más difícil de las obras podía ponerle nervioso o hacerle titubear en una nota.
-Bah, nos da igual. Nosotros vamos a por unas cervezas.
"Bueno, pues tocaré la que salga aleatoriamente en el reproductor de música de mi móvil", pensó.
La canción elegida al azar fue "London skies" de Jamie Cullum, una canción que sabía tocar tanto con la guitarra como con el piano. No se lo pensó dos veces, levantó la tapa y empezó a tocar la melodía. A penas necesitaba concentrarse porque tenía tan interiorizada la canción que podía tocarla inspeccionando el curioso local. La ambientación recordaba más al Jazz de los años veinte que al reggaetón de ahora. Eso le gustó. Pero más le gustó todavía lo que vio a tan solo unos metros de distancia. ¡Era ella! Acababa de entrar por la puerta y se dirigía hacia la barra hasta que se dio cuenta de que el piano no estaba en solo y en silencio como la mayoría de veces que entraba al bar, sino que había alguien tocándolo. ¡Era él! Tímidamente la muchacha se acercó a escuchar más de cerca.
-"London skies", me encanta -dijo a modo de saludo.
Él no sabía qué responder. Solo la conocía de haberla saludado hace algunas semanas cuando un amigo común los presentó. Pero no hizo falta que pronunciara palabra. Sus dedos hablaron por él: se equivocó de estrofa, repitió innecesariamente otro estribillo y al acabar la canción sus dedos temblaban como si en lugar de haber tocado una canción de su artista favorito hubiera corrido una maratón solo con las manos.
Ella rió. Él, de nuevo, estaba en blanco. Cerró la tapa del piano y por fin acertó a decir:
-¿Puedo invitarte a algo para compensarte haber estropeado la canción?
-Claro -ella sonrió-.
Al acabar la velada ella se despidió:
-La próxima vez tocaré yo el piano y si me equivoco te invitaré a ti.
-Ah, ¿también eres música? 
-No.

Imagen de Pinterest

Un abrazo, mis Utópicos, y que paséis un fantástico fin de semana :)

Sígueme también en:

16 comentarios:

  1. Me encanta, me ha recordado a una de mis canciones favoritas: Piano Man.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Otra gran canción :)
      Besos :3

      Eliminar
  2. Me ha encantado el relato! La música siempre nos acompañará a todas partes💕
    Un beso,
    Sofía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, guapa! Muy cierto y que siga siendo así :)
      Un abrazo ^^

      Eliminar
  3. hace tanto que no toco el piano...
    Muy buen texto !!!
    felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, pues eso hay que remediarlo pronto, ¿eh?
      ¡Muchas gracias! :)

      Eliminar
  4. Me encanta. Me he visto reflejada en el relato. Muy bien expresado, lo que facilita llevarlo a la imaginación del que lo lee. Te espero por mi blog, un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, guapa! Ya mismo me paso :)
      ¡Un abrazo grande!

      Eliminar
  5. beautiful
    Definitivamente unos de tus escritos mas adorable que recuerdo haberte leido, muy buena la canción que le has escogido.
    Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias, bonita! Tendré que creerte, puesto que has leído casi todas mis entradas del blog jaja
      Un abrazo grande <3

      Eliminar
  6. Un bonito relato que pone de manifiesto como la musica es capaz de unir dos almas que no lo sabían pero son gemelas. Yo le hubiera pedido el November Rain de los Guns and Roses jejejeje
    besotessssssssss cudiate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias y esa es otra señora canción :)
      ¡Un abrazo y cuídate!

      Eliminar
  7. ¡Jajajaj! Muy bonito relato y me ha encantado el final... El chico se habrá quedado contento jajaja

    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias, guapa!! Y sí, la próxima vez que queden le saldrá gratis la cita jajaja

      Un abrazo grande :3

      Eliminar
  8. Oish! Me ha encantado! >.< Me ha parecido un relato muy dulce, lo veía todo en mi mente *w*

    besitos<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, bonita! Me alegra que te haya gustado y que pudieras recrearlo en tu mente :) ¡Un abrazo grande!

      Eliminar

¡¡AVISO IMPORTANTE!!
Me encanta conocer siempre vuestras opiniones y nutrirnos entre todos con ellas, pero he de advertir que está activada la moderación de comentarios con el fin de que no se me escape ningún comentario que me dejéis y, sobre todo, asegurarme de que en ninguna de vuestras aportaciones se incluyan faltas de respeto hacia ninguna persona, ya sea compañer@ blogger, autor/a, administradora del blog, etc., pues ese comentario directamente no será publicado, que alguno he tenido que borrar ya por este hecho. Así que si no os gusta algo y queréis defender/argumentar vuestra opinión, ¡adelante!, pero buscad siempre una manera educada, respetuosa y tolerante de decirlo, que las formas importan. Dicho esto, ¡¡MIL GRACIAS POR COMENTAR Y AYUDAR A ESTE PEQUEÑO TROCITO DEL CIBERESPACIO A CRECER!!