17 abr. 2018

MOMENTO LECTOR | Mis libros favoritos del colegio

¡Hola, mis Utópicos!
Hoy quiero compartir con vosotros un tema que me enerva, me fascina, me enamora y odio. Sí, todo a partes iguales. Y es que estoy hablando de ese polémico tema como es la lectura obligatoria en la etapa escolar.
Como estudiante de magisterio, blogger literaria y escritora creo que es un tema que más de lleno no me puede tocar. De hecho, me encantaría que mi futuro trabajo estuviera muy ligado a ello, a inculcar la lectura a los más peques/jóvenes pero sin obligarles. ¿Misión imposible? Yo creo que no. ¿Difícil? Sí. Pero siempre me han gustado los retos ;)
Por eso he estado pensado y, ¿qué mejor manera de entrar en materia que recordando los libros que me mandaron en la escuela más me gustaron y por qué?


Antes de nada, deciros que pensaba poner en una misma entrada los libros que más me gustaron del colegio e instituto, pero he pensado que se me iba a quedar un post demasiado largo, así que lo he partido en dos, aquí váis a encontrar mis libros favoritos del colegio, así que estad atentos a estos títulos para los más pequeños que tengáis por casa y en el próximo post os hablaré de los que más me gustaron del instituto, por si os ayudan estas dos entradas a encontrar algún buen libro que regalar a los más jóvenes de vuestro entorno por el día del libro ;) En cualquier caso, todos estos libros los he releído varias veces después de haberlos leído en el colegio cuando tocaba. Y ahora, sin más preámbulos... ¡EMPECEMOS!

Los tres libros que voy a citar a continuación, si no me equivoco, los leí cuando tendría unos siete años, en 2º de Educación Primaria. Si la memoria no me falla (que es probable que lo haga), leímos uno en cada trimestre, conforme iba aumentando nuestra capacidad y comprensión lectora, debido a que con cada libro la narrativa se complicaba un pelín más. Estos libros eran los siguientes:

Este libro eran tres cuentos o historias en uno. La primera era la historia de El pirata Pepe. La segunda era Ariel, el león presumido. Y, por último, El balcón de la bruja sin nombre. Si os soy sincera, recuerdo perfectamente cuáles eran las moralejas de los dos últimos, el compañerismo (y dejar de mirarnos el ombligo) y la generosidad, respectivamente. Pero de la primera historia ni idea, solo tengo en mente el final y no me parece que enseñe nada, pero entretenido era un rato porque era de aventuras y de piratas, temática que siempre me ha fascinado, así que nada que objetar jaja
Todos tenían ilustraciones y contaban historias amenas, donde había mucha acción y con ambientaciones muy diferentes, así como sus personajes, que eran muy dispares, pero creo que logré empatizar con todos. No sé, creo recordar que, sobre todo las dos últimas, eran historias entrañables y la primera me divirtió mucho. De hecho, estoy hablando de ellas y me están dando ganas de leerlas otra vez. Ya sé qué libro va a caer esta noche ;)


A continuación tenemos... ¡EL DOMADOR DE MONSTRUOS! Lo digo así, con mayúsculas y con signos de exclamación porque creo que es, junto con el primer libro de la saga Fairy Oak (Elisabetta Gnone) el libro más desgastado de toda mi estantería. Lo he leído, releído e intentado memorizar infinidad de veces. Y es que este libro es muy especial, el que más me gustó de toda Primaria. En él, encontramos a Sergio, un niño que tiene miedo de las sombras de la pared que proyectan monstruos horrorosos. ¿Y qué hace Sergio para librarse de los monstruos? Habla con ellos, siempre diciendo frases de la misma estructura:

Para quitarse el miedo,
decidió hablar con el monstruo.
[...]
"Como me sigas mirando así,
llamo a un monstruo más feo que tú para que te asuste.
Pero el monstruo de la pared no le hizo caso."
[...]
y llamó a un monstruo más horroroso,
más horrible y más horrendo.
Y anunció:
"¡Aquí viene un monstruo con un solo ojo!"
Cuando Sergio abrió los ojos,
el monstruo viejo de la pared se había ido
y ahí estaba ahora el nuevo,
con su solo ojo,
mirándole.

Y así sucesivamente, aumentando los atributos de los nuevos monstruos y en la última página está la ilustración del monstruo final con decenas de características de lo más pintorescas y graciosas. Total, que al final acaba Sergio muerto de risa con sus súper monstruo en su habitación habiendo superado por fin su mayor miedo. Por supuesto, cada nuevo monstruo tiene su ilustración y, por lo tanto, junto con su estructura repetitiva, hace que sea un libro muy divertido de contar y de memorizar. Es el libro con el que mejor me lo he pasado en todo el colegio. De verdad, lo recomiendo mucho.

Este es el libro que más letras tiene de los tres. Recuerdo que en aquella época a mí me parecía muy denso y ahora me lo leo en siete minutos, porque la letra es grandecita y, de nuevo, las ilustraciones nos acompañan todo el tiempo.
La historia trata de Antonieta, una gallina que vive en una granja y, cuando llega la hora de poner huevos, los pone sin cáscaras y directamente fritos. Al principio, al ser la única diferente del gallinero y estar a la sombra de una de las gallinas que pone huevos de dos yemas, decide ocultarlos con toda la vergüenza del mundo. Pero al final los granjeros se enteran y... en fin, os podéis imaginar lo que ocurre cuando ven que tienen huevos fritos perfectos gratis producidos directamente por una gallina.
Este libro me encantó porque yo siempre me he sentido como Atonieta, muy diferente y aislada, a la espera de poder descubrir todo mi potencial. Así que aunque en aquella época se me hiciera un pelín pesado leerlo (porque era vaga, para qué lo vamos a negar) siempre ha sido una historia con la que he empatizado tremendamente y de la cual adoro el final.


De este libro solo me quedé con el título y el buen sabor de boca que me dejó. Porque sí, este es un libro que releí el año pasado después de diez años más o menos sin saber nada de él desde que lo leyera con unos nueve o diez años en el colegio. Creo recordar que por aquella época el profesor nos dejaba elegir el libro que quisiéramos para leer de entre los libros de la biblioteca de aula. Yo elegí este y me gustó mucho. Pero olvidé por completo su trama, sus personajes... Hasta que al hacer la carrera de Magisterio me dio el puntazo por leer libros infantiles y, cómo no, este libro no podía faltar, pues quería averiguar qué había en este libro que me había gustado tanto hace años. Y, en fin, lo que me pareció lo podéis ver en su reseña.
Por último, encontramos este libro. La excepción. Este es el único que no he releído... todavía. Y es que os voy a contar la anécdota:
Yo leí este libro en sexto de Primaria, si no me equivoco. 11 años. Me costó leer, porque se me hizo muy denso. Seguía siendo vaga, ¿vale? Pero, en general, creo que me gustó. Y lo olvidé. Porque siempre he sido muy vaga para recordar cosas (así me va).

Pues sí, cuando fui a la Re-Read di con una edición diferente del mismo libro que leí cuando era pequeña. Claro, al ser la portada diferente yo no relacioné el título con el libro que había leído diez años atrás. Pero sí, este libro ya lo leí en el colegio y estoy deseando releerlo ahora, tiempo después, en otra etapa de mi vida, con otra portada, pero la misma historia. ¿Me gustará? ¿La recomendaré? ¿Sentiré lo mismo que entonces?

¡Lo descubriremos en el próximo episodio! 😉

Y  vosotros, ¿os acordáis de qué libros fueron los que más os gustaron del colegio?
¿Por qué? ¿Los habéis releído desde entonces?
¿Os lo habéis planteado alguna vez?
¡CONTADME!
¡Un abrazo enorme y feliz mitad de semana! 💙

6 comentarios:

  1. ¡Hola Ana!
    Me ha dado toda la añoranza de mis libros de infancia, no coincidimos en ningún título pero me han dado ganas de releer las obra que poco a poco comenzaron con la lectura en mí. Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Holaaaaa!
    Pues creo que yo me quedaría con Les aventures del megacapità Fonoll y Sin noticias de Gurb.
    Un besito, nos leemos^^

    ResponderEliminar
  3. Lei tanto ahora el internet ha saciado el otro lado de mis letras
    abrazos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Un placer conocer tu blog, gracias por pasarte por el mío y comentar ^-^
    Qué entrada tan entrañable, yo también conservo algunos libros de mi infancia, pocos porque ahora estoy tratando de inculcarle a mi sobrina el amor por la lectura y se los estoy prestando. Sólo coincidimos con El pirata Pepe y Escenarios fantásticos, éste último me encantó y su portada siempre me pareció preciosa. También mi infancia estuvo muy influenciada por los libros de Laura Gallego y los he ido coleccionando con mucho cariño en mis estanterías.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Que recuerdos de niñez me has traido me ha encantado la entrada!!besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Madre mía qué recuerdos...cuando leí tu post el otro día (que al final no comenté y hago ahora), me has hecho retroceder en el tiempo un montón. Hubo un libro que me marcó especialmente en el colegio (y que sigue estando en mi Top 3) y es "La máquina maravillosa" de Elvira Menéndez. De hecho, creo que por este libro me gustan tanto las novelas distópicas (que lo es, aunque con carácter infantil). ¡Saludos!

    ResponderEliminar

¡¡AVISO IMPORTANTE!!
Me encanta conocer siempre vuestras opiniones y nutrirnos entre todos con ellas, pero he de advertir que está activada la moderación de comentarios con el fin de que no se me escape ningún comentario que me dejéis y, sobre todo, asegurarme de que en ninguna de vuestras aportaciones se incluyan faltas de respeto hacia ninguna persona, ya sea compañer@ blogger, autor/a, administradora del blog, etc., pues ese comentario directamente no será publicado, que alguno he tenido que borrar ya por este hecho. Así que si no os gusta algo y queréis defender/argumentar vuestra opinión, ¡adelante!, pero buscad siempre una manera educada, respetuosa y tolerante de decirlo, que las formas importan. Dicho esto, ¡¡MIL GRACIAS POR COMENTAR Y AYUDAR A ESTE PEQUEÑO TROCITO DEL CIBERESPACIO A CRECER!!